lunes, 24 de febrero de 2014

Arco iris.

A veces
por supuesto
usted sonríe
y no importa lo linda
o lo fea
lo vieja
o lo joven
lo mucho o
lo poco
que usted realmente sea
sonríe
cual si fuese una revelación
y su sonrisa anula todas las anteriores
caducan al instante
sus rostros como máscaras
sus ojos duros frágiles como espejos en óvalo
su boca de morder
su mentón de capricho
sus pómulos fragantes
sus párpados
su miedo


Sonríe y usted nace, asume el mundo
mira
sin mirar
indefensa
desnuda
transparente
y a lo mejor
si la sonrisa viene
de muy
de muy adentro
usted puede llorar
sencillamente
sin desgarrarses
sin deseperarse
sin convocar la muerte
ni sentirse vacía
llorar
sólo llorar
entonces su sonrisa
si todavia existe
se vuelve un arco iris.


Mario Benedetti

No hay comentarios:

Publicar un comentario