domingo, 16 de febrero de 2014

Te espero.

Y mientras te espero, reconozco mi temor, mis ganas, mis impulsos, no los puedo controlar, ahí están y actúan solos... Tampoco lo quiero hacer, porque repetiría lo mismo, reprimirlos y condenarlos a no ser ellos mismos…

Te espero... vivamos los procesos cada quien en su interior y en algún momento, esta vida nos dirá si esas ganas y mi intuición son ciertas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario