miércoles, 10 de junio de 2015

jueves, 28 de agosto de 2014

·:.:·

So therefore I dedicate myself to myself, to my art, my sleep, my dreams, my labors, my sufferances, my loneliness, my unique madness, my endless absorption and hunger- because I cannot dedicate myself to any fellow being.
—  Jack Kerouac

domingo, 24 de agosto de 2014

Instrucciones para subir una escalera. Julio Cortázar

Nadie habrá dejado de observar que con frecuencia el suelo se pliega de manera tal que una parte sube en ángulo recto con el plano del suelo, y luego la parte siguiente se coloca paralela a este plano, para dar paso a una nueva perpendicular, conducta que se repite en espiral o en línea quebrada hasta alturas sumamente variables. Agachándose y poniendo la mano izquierda en una de las partes verticales, y la derecha en la horizontal correspondiente, se está en posesión momentánea de un peldaño o escalón. Cada uno de estos peldaños, formados como se ve por dos elementos, se sitúa un tanto más arriba y adelante que el anterior, principio que da sentido a la escalera, ya que cualquiera otra combinación producirá formas quizá más bellas o pintorescas, pero incapaces de trasladar de una planta baja a un primer piso.

Las escaleras se suben de frente, pues hacia atrás o de costado resultan particularmente incómodas. La actitud natural consiste en mantenerse de pie, los brazos colgando sin esfuerzo, la cabeza erguida aunque no tanto que los ojos dejen de ver los peldaños inmediatamente superiores al que se pisa, y respirando lenta y regularmente. Para subir una escalera se comienza por levantar esa parte del cuerpo situada a la derecha abajo, envuelta casi siempre en cuero o gamuza, y que salvo excepciones cabe exactamente en el escalón. Puesta en el primer peldaño dicha parte, que para abreviar llamaremos pie, se recoge la parte equivalente de la izquierda (también llamada pie, pero que no ha de confundirse con el pie antes citado), y llevándola a la altura del pie, se le hace seguir hasta colocarla en el segundo peldaño, con lo cual en éste descansará el pie, y en el primero descansará el pie. (Los primeros peldaños son siempre los más difíciles, hasta adquirir la coordinación necesaria. La coincidencia de nombre entre el pie y el pie hace difícil la explicación. Cuídese especialmente de no levantar al mismo tiempo el pie y el pie).

Llegado en esta forma al segundo peldaño, basta repetir alternadamente los movimientos hasta encontrarse con el final de la escalera. Se sale de ella fácilmente, con un ligero golpe de talón que la fija en su sitio, del que no se moverá hasta el momento del descenso.

FIN 

lunes, 11 de agosto de 2014

No te rindas

No te rindas, aún estás a tiempo
De alcanzar y comenzar de nuevo,
Aceptar tus sombras,
Enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,
Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.
Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.

Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,
Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas
E intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños
Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero.



Mario Benedetti 

viernes, 2 de mayo de 2014

A ti:

No pierdas el ánimo por las cosas que haces, que te gustan, que disfrutas… si no es así, cámbialo (tendrás la opción), y si crees no poder cambiarlo, acepta y deja que tu vida te vaya sorprendiendo, eres tan grande y maravilloso que no puedes tener menos que TODO en esta vida…


lunes, 24 de febrero de 2014

Arco iris.

A veces
por supuesto
usted sonríe
y no importa lo linda
o lo fea
lo vieja
o lo joven
lo mucho o
lo poco
que usted realmente sea
sonríe
cual si fuese una revelación
y su sonrisa anula todas las anteriores
caducan al instante
sus rostros como máscaras
sus ojos duros frágiles como espejos en óvalo
su boca de morder
su mentón de capricho
sus pómulos fragantes
sus párpados
su miedo


Sonríe y usted nace, asume el mundo
mira
sin mirar
indefensa
desnuda
transparente
y a lo mejor
si la sonrisa viene
de muy
de muy adentro
usted puede llorar
sencillamente
sin desgarrarses
sin deseperarse
sin convocar la muerte
ni sentirse vacía
llorar
sólo llorar
entonces su sonrisa
si todavia existe
se vuelve un arco iris.


Mario Benedetti

viernes, 21 de febrero de 2014

Tu risa. (fragmento)

Ríete de la noche, 
del día, de la luna, 
ríete de las calles 
torcidas de la isla, 
ríete de este torpe 
muchacho que te quiere, 
pero cuando yo abro 
los ojos y los cierro, 
cuando mis pasos van, 
cuando vuelven mis pasos, 
niégame el pan, el aire, 
la luz, la primavera, 
pero tu risa nunca 
porque me moriría.



Pablo Neruda

miércoles, 19 de febrero de 2014

Puedes sentir lo que te dé la gana...

Puedes sentir lo que se te dé la gana, si no violas los derechos de las personas, si no te hace daño y si eso te hace feliz, aunque a ciertos constipados emocionales no les agrade. Lo único que te separa de las máquinas es la capacidad de sentir: duélale a quien le duela. 


vía 


domingo, 16 de febrero de 2014

Confianza

Ama tu confianza por mostrarte siempre tu verdadero valor, por aceptar tus dones, hablar con la verdad incluso cuando tienes miedo y siempre desear que seas más.



Agradécele por ver una versión de ti más allá de la imaginación y por invitarte a un sagrado baile de expresión personal absoluta.

Ama tu confianza por ser la constante compañía que quiere salir de atrás de la cortina, incluso en medio de los grandes desafíos de la vida.

Agradece a tu confianza por premiarte con la habilidad de reinterpretar tu vida y entregarte mensajes de fuerza y empoderamiento.

Ama tu confianza por permitirte fingir hasta lograr tus objetivos.


Coraje de Debbie Ford

Te espero.

Y mientras te espero, reconozco mi temor, mis ganas, mis impulsos, no los puedo controlar, ahí están y actúan solos... Tampoco lo quiero hacer, porque repetiría lo mismo, reprimirlos y condenarlos a no ser ellos mismos…

Te espero... vivamos los procesos cada quien en su interior y en algún momento, esta vida nos dirá si esas ganas y mi intuición son ciertas.