jueves, 27 de septiembre de 2012

...

hay pocas cosas que me molestan tanto, como las ganas que tienen tus manos de acariciar su pelo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario